viernes, 17 de mayo de 2013

LOS GATOS BONSAI

Los gatos bonsái forman ya parte de la cultura popular y la historia de internet. Pequeños mininos torturados y condenados a vivir dentro de recipientes de cristal mientras sus huesecitos se deformaban para tomar la forma del envase…
En el año 2001 comenzaron a circular rumores, a través de cadenas y mensajes en foros virtuales, sobre una página web en la que se torturaban animales que se comercializaban posteriormente: eran los Gatos Bonsái, unos pequeños mininos, encerrados en botellas, con los cuerpos deformados y adaptados a la forma del recipiente. Un “tierno” adorno, que podías comprar por pedido, o hacer por tu propia cuenta siguiendo las instrucciones de la página.
Según explicaban el procedimiento para obtener un gato-bonsái era éste:
Primero debes conseguir un gato recién nacido y un recipiente de vidrio, cuya forma habrás de elegir en función de la morfología que deseas para tu futuro bonsái peludo. Después debes introducirle dos sondas al gatito: una para alimentarlo y otra para que por allí pueda hacer sus necesidades. A la tapa del recipiente, deberás hacerle agujeros para que el animal respire. Tras eso, metes al animal y lo alimentas, cuidando siempre que la comida contenga: 1) determinados químicos (el autor de la web nunca especificó cuáles eran) que sirven para que poco a poco los huesos del gato se ablanden, ya que de lo contrario no podrá deformarse tomando la forma del recipiente, y 2) otros químicos que sirven para que no se pudra cuando muera. Cumpliendo lo anterior, esperarás a que el felino muera, y una vez que esto ocurra, podrás venderlo o quedártelo…
El sitio web en que surgió el asunto era www.bonsaikitten.com. Cuentan que la web tenía todo el aspecto de una “página seria”, e incluso le podías mandar mensajes al Dr. Wong Chang, supuesto admin de la web y creador de la cruel técnica para fabricar gatos-bonsái.
Investigaciones posteriores, surgidas a raíz de las denuncias, mostraron que el sitio era una farsa y que el “Dr. Wang Chang” no era sino el pseudónimo adoptado por un “bromista”, un estudiante del prestigioso MIT (Massachussets Institute of Technology).
Fue también por las denuncias que la página, inicialmente hospedada en un servidor del MIT, tuvo que mudarse al famoso servidor de rotten.com, pero finalmente las presiones hicieron que rotten.com eliminara también toda referencia a los gatos-bonsái, y entonces ésta desapareció para siempre. Aunque se sabe que hay páginas imitadoras, siempre en peligro de desaparecer por las quejas de quienes no soportan el humor negro anti-felino…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario